Dilemas y placeres de la vida

Ago 04, 2018

Más que Columna, apenas un simple Poste de Humor. 198. (En los sueños a “honorabilidad de los políticos”)

Doña Eutanasia, disculpe pero no creo que vaya hoy pa la esquina ahí.
Por eso la toy llamando, no se preocupe, no me pasó nada… ahh, usted se preocupa por el gasto de Antel, no se haga drama, la tengo como “amea” en mi cuenta; así que no me sale nada llamarla, creo.
Vio como es esto, te venden los servicios como si fueran gratis, pero después te atienden con los costos, aduciendo que tendrías que haber leído la letra micro (dejó de ser chica hace tiempo), en la cual decía muy claramente que esto de los servicios de “números amigos, son toda una mentira , que te la íbamos a cobrar igual o más a la llamada, banana”.
Eso me dijo sí la muy amable operadora que me llamó ayer por decimocuarta vez, hasta que la atendí.
Sé que tan laburando las gurisas, pero son densas mismo eh!! Bue, ta, pero le decía, que la llamo más que ir, porque ta bravaza la cosa afuera!! Naaa, que frío ni que tanto. Ya me acostumbré a sentir frío, la única campera que tengo se la pongo en el coche a la Poli pa que duerma calentita, la leña que compro pa la estufa ta mojada, por eso la compro barata, me acaloro sólo de intentar prenderla, a puro diario.
Me parece que voy a pedir que me auspicie Fanapel, compro hojas por bloque de metro cuadrado!! Anoche nomás, gasté como 15 “Ovación”, un par de “Gallito Luis” y apenas 3 botellitas de plástico, que sé que no se pueden usar por la contaminación y todas esas cosas, pero ta, taba desesperado!! Y así y todo, apenas prendió un poquito, le arrimabas un palito y el fuego huía. Oh mi Dios, maldita sea!!
Comenté varias veces, en uruguayo más que nada, ante cada apagón fogáceo… porque pa pior taba cocinando y cuidando a la gurisa chica, o como le dice el “Doc”, la PetIsa. Cada vez que “Poli” se pegaba una siestita, ahí iba, pelaba 2 papas, cortaba cebolla, ponía papel en la estufa, me agachaba y soplaba pa avivar el fuego, abría la ventana pa que saliera el humo, la cerraba porque me congelaba de frío y le hervía leche pa una mamadera.
Pero claro, como todo bebé, duerme un poquito, se despierta “puchereando” y protestando, tonces clavau que ahí había que levantarla y atenderla, cambiarla, darle una mema, uparla, jugar con ella, mimarla… placeres de la vida.
Pero, en ése interin de mimos con la hijita, la humedad de los palos le ganó al fuego, parecía piscina a leña; la leche se me fue por todos lados, desparramo en la cocina, después que te acostumbrás es hasta rico el olor a leche extremadamente hervida; me maree de tanto soplar la podrida estufa; se me quemó el salteado de cebolla pal guiso, y las papas me quedaron negras, el pollo que dejé arriba de la mesada taba lambeteado por los gatos, que aprendieron a abrir la puerta del fondo y se meten sin que lo llamen y que cosa que me pega en el quinto forro de la rodilla que los felinos anden por arriba de la mesada, ahí mismo los saqué correteando, tirándoles alguna que otra patadita como pa asustarlos y fue en uno de ésos movimientos bruscos de golpes al aire, que me tironee el sóleo, que no tengo ni la más pálida idea en dónde queda el sóleo, pero suena lindo. Me re re desgarré por tercera vez en el año el muslo izquierdo; y además de todo, se me llenó la casa de humo.
Así que cuando llegó la “Gorda” de laburar, yo taba con Poli en brazos, con mi campera puesta sobre ella porque taba frío, producto de las ventanas abiertas pa que saliera el humo, tanto de la estufa, como de la cebolla quemada y el olor a leche hervida; taba en un solo pie, el derecho, ya que el izquierdo me dolía si lo apoyaba; de cena galleta al agua con manteca; con los gatos en la vuelta, refregando la jeta en la mesada y en la cocina; muertito de frío y todo tiznado de ceniza.
Por eso Doña, le decía al principio, no creo que vaya, es que hoy cuando me desperté, taba hediendo a humo, con dolores varios en todo el cuerpo y congelado en la espalda. Mi niña bien, dormía calentita al lado de la madre, acurrucadas. Me quedo por acá nomás, cuando viene alguna linda, hay que aprovecharla.

Salú!!

Emilio “Pelado” Machado

@postedehumor